Inteligencia emocional: el trabajo en equipo, la asertividad, la resolución de conflictos…

trabajo equipo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tanto en la escuela como en la universidad, recibimos un montón de información: aprendemos datos, acumulamos conocimiento, nos preparamos a nivel técnico para desempeñar una profesión… Sin embargo, cada vez se habla más de la “inteligencia emocional” y de cómo, al igual que el conocimiento es importante, también debemos de cultivar otras muchas aptitudes que nos serán de utilidad en el futuro: el trabajo en equipo, la asertividad, la resolución de conflictos…

De hecho, muchos métodos de educación alternativa dan prioridad a estos aspectos, y en algunos colegios se imparten asignaturas tan novedosas como las “clases de felicidad”. La Universidad de Georgia (UGA), en Estados Unidos, se ha unido a esta nueva corriente, y en su Facultad de Ingeniería ya se imparten clases de empatía – capacidad para ponerse en el lugar de la otra persona-.

Además, los investigadores del centro, junto a compañeros de la Facultad de Trabajo Social, están estudiando la manera de ayudar a sus alumnos a desarrollar al máximo su empatía, con el objetivo de mejorar su capacitación profesional. El equipo de trabajo pretende desarrollar diferentes métodos de enseñanza de la empatía y evaluar su impacto en el aprendizaje de los estudiantes de ingeniería. Con esos datos construirán un modelo que permita la incorporación de la empatía en la formación que se recibe tanto en las escuelas de ingenieros como en otras disciplinas.

Shari Miller es la decana de la Facultad de Trabajo Social de la UGA, y co-investigadora principal en el proyecto. Según ella, la empatía es una capacidad tan necesaria para un ingeniero como para un trabajador social. “El que un proyecto pueda ser elaborado de la mejor manera a nivel técnico, no significa que vaya a ser la solución adecuada en el contexto de una comunidad y de sus necesidades”, explica la investigadora.

Y es que, aunque los futuros ingenieros terminan sus estudios con una excelente formación a nivel técnico, en su plan de estudios no se suelen trabajar otras habilidades, ni se tiene en cuenta que, al desarrollar un proyecto de ingeniería, es necesario considerar a todas las partes y grupos de personas implicados en el mismo. “A medida que, en la década de los 90, surgieron conceptos como el de la sostenibilidad, los educadores se empezaron a dar cuenta de que era necesario introducir cambios fundamentales en la forma de enseñar ingeniería”, explica Joachim Walther, profesor asociado de la Facultad de Ingeniería y co-investigador principal del proyecto.

Fuente:  http://www.cienciaxplora.com

Comments are closed.